Menú principal

Durante pandemia en Tribunal Agrario de San Andrés Tuxtla despiden injustificadamente a intendente

> La afectada dice que fue discriminada y despedida mientras se hacía prueba para descartar enfermedad respiratoria.

> NI la empresa de limpieza, empleadora de la afectada, ni la dependencia con la que cumplía contrato desde hace 5 años, se han hecho responsables.

> En la Junta de Conciliación y arbitraje le dijeron que no hay citas hasta nuevo aviso por la pandemia.

Por Sulamita Pólito Marcial

San Andrés Tuxtla, Ver.-Fue hace dos semanas cuando la señora María del Carmen Antemate Pucheta de 47 años de edad, quien laboraba como intendente en el Tribunal Unitario Agrario, Distrito 40 de San Andrés Tuxtla, presentó problemas de salud, que le impidieron acudir a laborar de manera normal durante dos días. Sus superiores tuvieron conocimiento de ello y le sugirieron hacerse un chequeo médico para descartar COVID-19 y, de salir negativo el examen, posteriormente retomar sus labores.

Sin embargo todo fue una pantalla según afirma la hoy desempleada, pues a su regreso dos días después de ir a atenderse, el mismo personal de la dependencia, la discriminó pese a tener un aval clínico del Instituto Mexicano del Seguro Social, que certificaba que estaba libre de COVID-19.

Fueron sus mismos superiores en las oficinas del Tribunal Unitario Agrario con base en San Andrés Tuxtla, quienes desde el principio la señalaron como sospechosa de COVID-19, pidiéndole que acudiera al Instituto Mexicano del Seguro Social a realizarse el diagnóstico, y a pesar que salió negativo, ella estaba despedida desde antes de volver con los resultados. Hoy lleva una semana desempleada sin que se le haya finiquitado conforme a la ley y sin que la empresa de limpieza para la que cumplía contrato desde hace 5 años en el Tribunal Agrario, ni la misma dependencia, se hagan responsables por el despido injustificado.

“Las licenciadas  Olga Lidia Figueroa Chipol y Nancy medina Aguirre, fueron quienes primero me señalaron de tener Covid, hasta me llevaron con el magistrado Alberto Pérez Gasca, que también se puso a favor de ellas, y dijo que sólo me atendía porque ya estaba allí, pero de lo contrario no hubiera accedido, me discriminaron desde antes sin saber si tenía o no la enfermedad. También me mandó a llamar al contador Wilibaldo Huesca Álvarez y a su esposa, para hablar sobre el tema relacionado conmigo”, explicó la afectada.

María del Carmen Antemate Pucheta, comentó que estuvo enterada de que a través de un grupo de Whats App de los empleados del Tribunal, hubo comentarios discriminatorios especulando sobre el estado de salud de ella, sin tener pruebas.

“Me enviaron al seguro a hacerme el diagnostico, fui el jueves  al salir del trabajo, y aunque estuve varias horas ahí, me retiré a las 8 de la noche, sin que me haya sido posible  que me atendiera, por eso es que tuve que regresar al día siguiente, me atendieron hasta como a las 2 de la tarde, me fui a comer a la casa, llamé al contador Wilibaldo y él fue quien me dijo que entregara el diagnostico al policía y las llaves”, explicó.

Posteriormente dijo que nuevamente se comunicó con el contador para  saber el motivo por el que se le pidieron las llaves y sus resultados de manera impersonal, fue entonces cuando el contador Willibaldo Huesca Álvarez le notificó que el tribunal la dio de baja, por haber faltado dos días, por lo tanto tenía que arreglar esa situación directamente con la empresa Tecnolimpieza Ecotec S.A. de C.V., específicamente con su supervisor, el señor José Morales

La afectada acudió a las instancias legales en la Junta Especial Número Trece de la Local de Conciliación y. Arbitraje del Estado, residente en esta ciudad de San Andrés. Tuxtla, para denunciar el despido injustificado, sin embargo, no obtuvo una respuesta favorable luego de que le informaran que no hay citas hasta nuevo aviso debido a la pandemia.

Hoy María del Carmen Antemate Pucheta, quien es sostén familiar y laboró por 5 años como intendente del Tribunal Agrario, pide que se le liquide por los ese tiempo que laboró en dicha dependencia, ya que acusa, fue despedida de forma injustificada.

“No es justo que me hayan despedido de esa manera, aquí tengo pruebas de conversaciones de ellos en su grupo de Whats App, y de que me mandaron a hacer exámenes y que no tengo Covid, en casa soy la única que trabajaba, ya que mi esposo está muy enfermo por padecimientos derivados de la diabetes, mis hijos también se quedaron sin empleo, es por eso que pido me liquiden como me corresponde, conforme a la ley y que esta queja llegue a ojos y oídos de los tribunales superiores o las autoridades competentes para que se me haga justicia”, concluyó la afectada.






comentarios cerrados