Menú principal

Análisis del Cine Independiente Mexicano

Por: Víctor Alfredo Cabrera Lotfe
Hola amables lectores: para algunos o quizás para muchos, el llamado Cine Independiente no les ha llamado la atención y en parte es debido a que las actrices y actores no son personas reconocidas y también porque al ser de bajo presupuesto, no tienen la capacidad de expansión mercantilista que los filmes de grandes estudios alcanzan.
La película ¿Qué culpa tiene el niño? llega a los cines y nos recuerda la lucha constante del cine independiente en México.
“La conexión con el público no está en el presupuesto. Está en la historia y en cómo la cuentas”, dice el productor mexicano Francisco González Compeán. “Me acuerdo de la escena del choque de Amores perros y de cómo dio la vuelta al mundo. La gente decía: ‘¡Es impresionante! ¡Qué madrazo se pusieron! ¡Qué bien logrado está!’, y es porque se hizo con mucho cuidado y algunos recursos. No por el dinero, sino porque se hizo con mucho amor y dedicación”.
Esta cinta, la ópera prima de Alejandro G. Iñárritu –que en ese entonces todavía detentaba el apellido González– empujó de nuevo a una industria que, como si de una montaña rusa se tratara, iba de nuevo en ascenso después de una –o varias– caídas en picada. Además del reconocimiento internacional y una nominación al Oscar a Mejor película extranjera, Amores perros inauguró la enésima versión del “nuevo cine mexicano” por varias razones: una de ellas era que se trataba de un filme financiado por completo de manera privada, la cual se abría paso en México y el mundo.

En 110 años de historia de nuestro cine, el gobierno mexicano ha sido el principal productor de películas. En mayor o menor medida, cada sexenio tuvo su particular política cinematográfica, que siempre apoyó la creación de filmes y por lo cual se trata del principal inversor. De acuerdo con el IMCINE, 2015 fue un año histórico: se produjeron 140 películas, la cifra más alta en nuestra historia. De ellas, sin embargo, sólo 46 fueron realizadas de manera independiente. Es decir, poco más del 32% de la producción total del año pasado se filmó prescindiendo de los más de $800 MDP que anualmente invierte el Estado mexicano en la industria fílmica, a través de los estímulos como Fidecine, Foprocine y Eficine (189) que están destinados a apoyar la realización, postproducción, distribución y exhibición del cine mexicano.

En esta lista encontramos la comedia romántica: que culpa tiene el Niño, cuyo presupuesto es de los más elevados del año para su realización: casi $33 mdp, los cuales fueron aportados por la productora mexicana Mónica Lozano  a través de su compañía Alebrije Cine y Video y la distribuidora Diamond Films, quienes debutan como productores.

Esperamos que en este nuevo gobierno que empezará este 2018 haya más dinero para que haya más Cine Independiente mexicano de calidad.






comentarios cerrados